Para amantes del ecoturismo

De atmósfera relajada ideal para alejarse de la vida en la ciudad, Holbox es una isla llena de encantadores búngalos y cabañas que te harán sentir en un auténtico destino caribeño. Es famoso por el avistamiento del tiburón ballena, así como por los flamencos que se pueden apreciar a ciertas horas del día, sobre todo mientras se alimentan de pequeños peces y algas en el mar.

El turismo en Holbox queda fascinado con la isla porque posee un entorno tranquilo, incomparables playas y exótica vida animal y marina. Además, Holbox está alejado de la influencia del turismo masivo, ya que pertenece a la reserva natural y área protegida de Yum Balam.

Las playas de Holbox son semivírgenes y de arena coralina, llenas de caracoles junto a la exuberante vegetación de los manglares. Las aguas de su mar cambian de tono, yendo desde el azul turquesa del Mar Caribe, hasta el esmeralda del Golfo de México.